viernes, 6 de agosto de 2010


Miro hacia la naturaleza;
envidio su perfección
y su belleza.
Parece ficción...

Me miro a mi mismo;
solo hay desorden,
pesimismo
y oscuridades que me absorben.

¡ Ahí fuera hay tanta luz...!
Envidio esa energía,
que de mi no emana.
Envidio esa vida,
que de mi solo se separa.

Enorme conjuntos;
aunque alguien muera
todo gira en su tiempo justo
y sin que nada pierda su fuerza.

Me falta alguien
y no tengo ganas de nada.
Todos me mienten,
mientras mi vida está parada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario